Francisco Vera Millaquén, werkén de la comunidad mapuche-huilliche Pepiukelen, criticó el nombramiento del teniente coronel Eric Gajardo como nuevo jefe de inteligencia policial de la Zona de Control de Orden Público del Bío-Bio y La Araucanía.

Gajardo fue parte del equipo del OS-9 que capturó a los homicidas de Daniel Zamudio, y encabezó un equipo a cardog de investigar los bombazos en el Metro, el caso de Luciano Pitronello a quien le estalló una bomba que intentaba colocar en un cajero automático del Banco Santander y la condena a la pareja del ex lautarista Juan Aliste Vega, Carla Verdugo.

Para Vera Millaquén la designación de Eric Gajardo sólo profundiza la estrategia de represión que ha llevado a cabo el Estado contra el pueblo mapuche, y de paso da en el gusto a los emplazamientos que empresarios de la zona, así como parlamentarios de derecha quienes presionan para que se intensifiquen los ataques contra sus peñis.

“Cualquier nombramiento en esa línea sigue siendo para nosotros un nuevo atropello más para las demandas de nuestro pueblo, el cual, finalmente está haciendo caso a las presiones de los empresarios de la zona y parlamentarios de derecha, especialmente Alberto Espina que ha sido un verdadero instigador de la violencia en esa zona, pese a todo lo que haga o diga en sus discursos”.

Sobre el trabajo de inteligencia que las fuerzas del Estado realizan en la zona, Vera Millaquén lo califica como “trabajo sucio” ya que, a su juicio, el mecanismo más comúnmente utilizado por los agentes es el montaje, y que da como resultado muchos dirigentes mapuche presos.

“El trabajo de inteligencia que se realiza en la zona, específicamente lo que tiene que ver con la ANI, pasa a ser derechamente un trabajo sucio, por el cual el Estado ha tratado de inculpar a nuestros peñis por mucho tiempo. No hay que olvidar que en la mayoría de los casos de los peñis que están cumpliendo condena es por montajes que se han hecho en los que los testigos, principalmente, son de las fuerzas policiales”.

Francisco Vera Millaquén finalmente reiteró que la situación en La Araucanía es de una extrema militarización, que no se da en cualquier parte del país, y que sólo se ve reforzada con el nombramiento de Eric Gajardo como jefe de inteligencia de la zona.